lunes, 23 de agosto de 2010

En la Montaña Rusa

Así que me decidí y me subí. No hubiera sido mi primera decisión, pero quería un lugar donde nadie me encontrará, donde solo estuviera yo y el viento besando mi cara con suavidad.
Tenía un poco de miedo, esas cosas no son para mí, pero quería hacer algo diferente. Cuando subió y bajó por primera vez el pánico me invadió, quería bajarme de inmediato, pero en la segunda vuelta esa sensación de libertad y aventura me invadió y me llenó de vida.
Ahora me gusta venir aquí a despejarme, aunque a veces es difícil bajarse después de haber subido tan alto...
 

2 comentarios:

Johanna dijo...

Linda historia sobretodo al ultima parte "aunque a veces es difícil bajarse después de haber subido tan alto"

Besos

Angy dijo...

tu blog es genial.¿ailiemos,te sigo y me sigues? mi blog es en ingles pero ay traductor en el pagina.....se te animas avisame y me ejes el link de tu blog por encontrarte
http://checktheseblueskiesout.blogspot.com