lunes, 19 de julio de 2010

Cecilia (11)

-¿Se puede saber qué tanto haces en la calle Cecilia?
Cecilia apenas y abrió la boca cuando su madre volvió a hablar
-¿Con quién estabas?
-Es un amigo
-Ah si, y ¿cómo se llama tu “amigo”?- pregunto burlonamente
-César
-¿Y este tal César va en tu escuela?
-Mmm-dudó- no…
-¿Dónde lo conociste?
-Mamá… ¿por qué el interrogatorio?
-¿Por qué? ¿por qué?-dijo levantando la voz- por qué soy tu madre y tengo derecho a saber lo que hace mi hija a mis espaldas.
-Yo no estoy haciendo nada a tus espaldas…
-¿Ah no? Entonces ¿pensabas decirme que planeas salir a cenar con un chico mayor que tú?
-Pero es que tu… nunca… yo…
-No puedes salir con él- dijo tajantemente- te lo prohíbo
-Mamá!!! Pero sólo es mi amigo
-Amigos ni que ocho cuartos, vi la forma en que le miras y para que lo vayas sabiendo un chico de su edad no se fijará en una niñita como tú, al menos no en la forma en que tu esperas. No quiero verte cerca de él.
Cecilia no sabía que decir, se esforzó por reprimir las lágrimas que querían escapar de sus ojos, se alejó de la puerta y subió las escaleras pasando al lado de su madres.
Al llegar a su cuarto cerró la puerta con fuerza y se derrumbó en el piso, recargada en ella a llorar.
César era lo único bueno en su vida, cómo se atrevía su madre a prohibirle lo único bueno, por que creía que tenía derecho de interesarse por su vida si nunca lo había hecho.

Cuando se hubo calmado se fue a la cama, pero no pudo dormir, pedazos de aquella pelea con sus padres, en que le decían en pocas palabras que su trabajo era más importante para ellos y que por eso pagaban escuelas tan caras, para que los demás se hicieran cargo de su hija; pedazos de recuerdos del día en que intentó suicidarse, justo después de la pelea…
Y después vinieron los recuerdos de César, tan dulces y confortantes. No iba a dejar que su madre le negará eso, el poder construir más recuerdos al lado de César, aunque las palabras de su madre resonaban en su cabeza
un chico de su edad no se fijará en una niñita como tú
Pero debía apartarlas de su mente, César la había invitado a salir y aunque fuera como una amiga quería pasar más tiempo a su lado.
La única persona que podía ayudarla era Sofía.

1 comentario:

one,two,three dijo...

Hola, como estas ???
Permiteme presentarme soy Romina administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y me parece un exito, me encantaría contar con tu site en mi sitio web y asi mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
Exitos con tu página.
Un beso
rominadiazs@hotmail.com