miércoles, 24 de marzo de 2010

Cecilia (9) Parte 2

-¡César!, regresaste, que bueno que estás bien, estaba preocupada-dijo levantándose de la silla, tratando de permanecer relajada y de contener las ganas de correr a abrazarlo.
-Lo lamento niña, tuve que quedarme más tiempo y no pude avisar a nadie, disculpa, no quería preocuparte.
-Oh, no, no te preocupes, solo quería saber si estabas bien.
-Lo estoy, solo estaba un poco preocupado por Jorge, necesita que alguien venga a hablarle, cuidarlo un rato, pero creo que te me adelantaste, Gracias-dijo sinceramente, tomando su mano entra las suyas en signo de agradecimiento.
-No es nada, yo también necesitaba platicar con alguien-dijo sonriendo levemente, tratando de ocultar ese anhelo de César estando ahí con ella esas dos semanas- Bueno será mejor que me vaya, imagino que tienes mucho que platicar con Jorge y estoy segura de que él también te extraña.
-Si, yo también lo extrañe mucho…. También a ti. No había nadie que me mandara mensajes que me sacaran una sonrisa.
Cecilia se sonrojó y bajo la mirada.
-Pero hay algo que debo contarte, ven conmigo.

Tomó su mano, Cecilia sintió las mil mariposas en su estómago, volando, así como ella volaba en este momento, sentir su cálido toque era lo máximo, saberlo tan cerca de su alma era lo mejor que podía pasarle.
César la dirigió al elevador, y llegaron al último piso, de ahí subieron por unas escaleras que llevaban a la azotea del hospital. Cecilia estaba extrañada, ¿para que querría llevarla a ese lugar?
César se acercó a la orilla y se quedo viendo al horizonte, sin decir una palabra.
-Vaya, que bonita vista se tiene desde aquí- observó Cecilia, tratando de romper el silencio que se había creado.
-Si, es muy bonito, cuando cae el atardecer es aún más bello.
-¿Vienes aquí a menudo?
-Si, constantemente, me gusta la tranquilidad, me gusta venir aquí a pensar, en silencio.
-¿Y qué piensas?-preguntó con curiosidad pero tratando de no darle mucha importancia y de aparentar que no estaba empezando a preocuparse por lo que le iba a decir.
César se quedo callado por unos cuantos segundos, después rompió el silencio.

-Lo que estabas diciendo antes, lo que le contabas a Jorge, todo es una mentira-
-¿Escuchaste lo que le dije? ¿De qué hablas?
-De lo que decías acerca de que yo era una grandiosa persona
-Lo eres…-dijo convencida y cuando se dio cuenta de la intensidad que la había impreso a la expresión comenzó a sonrojarse.
-No.-dijo tajantemente sin dejarla terminar- No lo soy, no tienes idea de lo que dices.
-No entiendo…
-Es una larga historia, en verdad.
-No tengo prisa, quiero saber…
-Si te lo digo, si te cuento todo, las cosas van a cambiar Cecilia, y no quiero eso, no te culparía por salir huyendo de aquí y no volver a hablarme. No puedo permitir que eso pase.
-Las cosas ya han cambiado, y si no me lo dices será peor. Lo que sea que te mortifica, quiero saberlo, déjame ayudarte
-Nadie puede ayudarme- afirmó con voz triste pero decidida.
-Solo dímelo.


2 comentarios:

Nicuu dijo...

está de muerte, felicidades, te quedó genial.
besos♥

Ana Ceci dijo...

Wohoo! esto esta genial :) ojala y subas pronto el 10 xP .. haha ;) Saludos :)