domingo, 21 de febrero de 2010

Despertar de verdad

El día comienza. Está lloviendo. Ya no recuerdo cómo se siente la calidez del sol, y aunque uno de estos días por fin el sol brillara creo que ya no sabría lo que es.
Día tras día el tiempo pasa, transcurre igual. Sigo comiendo, respirando, yendo a trabajar, lo único distinto es mi corazón, pues ya no late igual.
No, no es por ti, es por mi. Simplemente ...me perdí.
Perdí la sensibilidad y las ganas de amar. Ya no amo ni mi vida, nada más me queda ya.
Tal vez algún día de estos me despierte, tal vez despierte de verdad.

No hay comentarios: