jueves, 11 de febrero de 2010

Algo que va con las fechas

Tenía miedo, era el momento decisivo en el que una palabra podría cambiarlo todo. ¿Cómo poder evitar quererle como lo hacía? Era imposible, el era perfecto, perfecto para mí. Desde hacía tiempo sabía que el destino nos había enviado en la misma dirección para que nuestros corazones se encontraran y nuestras almas se unieran eternamente. Pero mis temores me habían alejado de él y ahora estaba ahí esperando que me dijera lo que yo quería oír. Que quería estar conmigo tanto como yo deseaba estar a su lado para siempre.
Cuando lo ví mis ojos brillaron, y mi corazón latía insoportablemente rápido. El me vío. Tenía el semblante serio y no sonreía. Eso no era bueno. Dijo mi nombre y casi pude ver una mueca de dolor. Era el fin.
Tomo mi barbilla con su mano, me miro a los ojos. Estaba segura que diría que no.
-Te amo-dijo y después me beso.
Entonces supe que todo iba a estar bien.

2 comentarios:

°Luz de la noche° dijo...

Que tierno...
Lo sabes de sobra, pero ME ENCANTA COMO ESCRIBES!!!

j3ec dijo...

me gusta como te quedo la entrada, untexto muy bonito^^
bss!