jueves, 17 de diciembre de 2009

Cecilia (6)

La tarde transcurrió sin ningún evento importante. Me fui de casa de Sofía después de hacer los deberes juntas y cuando llegue me metí en la cama, no podía esperar para soñar con César.

Y así fue. Fue un sueño dulce, el estaba caminando a mi lado y sostenía mi mano, apretándola con fuerza y yo hacia lo mismo, había una sonrisa del tamaño del mundo cruzando mi cara, de repente el me abrazo y el tiempo dejo de transcurrir.
O tal vez no. 6:15 am decía el despertador y me levante hecha una ráfaga para poder alistarme e ir a la escuela a tiempo.

Cuando llegue todo mundo hablaba de una fiesta en casa de una chica de mi salón con la cual si bien no me llevaba de perlas, últimamente le había hablado un poco más, y cuando digo últimamente me refiero a desde que conocí a César.
Sofía me dijo que fuéramos, y acepte, lo cual la sorprendió, creo que estaba cambiando más de lo que mis sentidos podían notar.

Mis clases transcurrieron agradablemente, hasta que Andrés, el niño por el que mi amiga moría, la invito a ir a la fiesta con el, dejándome a mi en un aprieto de tamaño gigantesco puesto que ya había dicho que sí a Isabel, pero no quería ir sola y no conocía a nadie tan bien como para decirle si me quería acompañar. Solo tenía una opción. Saque mi celular y marque ese número que nunca antes había marcado.
-Hola?-dije con voz temblorosa
-Hola niña! ¿Cómo estás? Estaba pensado en ti
Mi corazón estaba rebasando su ritmo cardiaco.
-Cómo?-pregunte inocentemente tratando de cerciorarme de que había escuchado bien
-Si, es que vi una niña pecosa en la televisión y me acordé de ti
-Ahhhh- contesté un tanto decepcionada
-Era bella
Que bueno que no podía verme, porque creo que el rubor de mi piel se hubiera reflejado en la suya.
-Mmm este… te hablaba para pedirte algo muy descabellado
-Que tan descabellado?
-Verás, es que hay una fiesta hoy en la noche e iba a ir con Sofía pero ella consiguió cita para ir a la fiesta y yo quería ver pues si tu, si acaso tu este….digo si quieres y si puedes….
-Ser tu cita? Pregunto
No supe que contestar
-Ah…claro si tu quieres….
-Seguro, dime a que hora nos vemos y en donde
Esto parecía mentira
-Mm a las 8 en el parque central esta bien, queda cerca de mi casa y no tan lejos de la fiesta.
-Perfecto ahí estaré esperando por ti mi bella doncella
-Gracias César
-No tienes de que agradecer para eso están los amigos, no? Nos vemos-y colgó
Y yo colgué mi ilusión en el perchero de mi cuarto, porque esa noche no iba a salir de ahí, no después de la palabra prohibida para una chica enamorada “AMIGOS”. Bueno al menos iba a ir a la fiesta con él.

Llame a Sofía para contarle, ella seguía afirmando que tenía posibilidades, pero trate de centrarme en la realidad. Me arreglé y me fui al parque.

No hay comentarios: