domingo, 1 de noviembre de 2009

El Sueño de Elise (14)

-¿Qué estás haciendo aquí? preguntó fríamente y sin dejarlo pasar.
-Elise, quiero disculparme, de verdad lo siento fui un total idiota el otro día
-Si, lo fuiste, pero ya no importa, todo esta bien entre nosotros
-No, no lo está. Elise tu sabes lo que yo siento por ti. Traté ocultarlo, traté negarlo pero cada que lo hacía llegaba a la misa conclusión… tu y yo…
-Tu y yo no somos nada Frank, y no, no sé qué es lo que sientas por mí, lo qué eso sea ya no importa. Me voy en unos días a Francia y quiero dejar todo lo sucedido en el pasado.
-No… Elise no, por favor te lo suplico tan solo déjame explicarte todo… tan solo deja que aclaremos las cosas y te prometo que no te molestaré más.
Elise abrió la puerta y lo dejó pasar, pero no sabía que esperar, por fuera su semblante era duro, serio pero por dentro su corazón se volvía loco, sus manos temblaban ligeramente y su mente estaba llena de recuerdos, dolorosos recuerdos.
-Elise, ese día yo… lo lamento, sé que debí haberte creído pero todo fue tan extraño. Me dejé llevar por lo que dijeron y no por lo que tú me decías, aunque en el fondo sabía que era la verdad.
-Frank, es que no entiendes que eso no fue lo que me alejó de ti?, te esperé, te esperé mucho, con tu foto en la mano y el corazón en la otra, lágrimas en el rostro y un dolor en el pecho que no me dejaba vivir. Te esperé y nunca llegaste.
-Pero si llegué Elise, llegué y ya te habías ido.
-Me fui porque me cansé de esperar, sabía que no regresarías.
-Pero lo hice, regresé por ti, con el anillo, quería acabar con esa confusión y pedirte que fueras mi esposa.
Elise tenía un nudo en la garganta.
-Bueno, pues no fuiste muy perseverante que digamos… verdad??
-Lo sé, fui un cobarde, pensé…. Pensé que ya no me querías…
-No Frank no te quería, yo te amaba, yo te….-pero se detuvo, no podía hacer eso, no podía hacer eso justo ahora- eso no importa ya, Frank te aseguró que ya no guardo ningún rencor, te deseo lo mejor y espero tu lo hagas también.
-Elise, yo te amo, siempre te he amado y siempre te amaré….-dijo y acercándose lentamente le dio un beso. Elise no pudo resistirse.
Y fue en ese momento en que su universo dejó de girar, se detuvo y cuando las chispas de calidez cesaron de explotar en su interior se detuvo y se alejo.
-Creo que deberías marcharte….
-De nada servirá que te pida que te quedes, cierto?... si es lo que te hace feliz, te deseo lo mejor, aunque por dentro me muero porque te quedes a mi lado.
Le dio un fuerte abrazo, y por un momento no solo sus cuerpos fueron uno, sino también sus almas, y sus corazones.
Frank se marchó. Elise dejó que las lágrimas se escaparan de sus ojos, y observó la tarjeta.
Para el amor de mi vida, perdóname.
Tuyo siempre, Frank.

Miró las cajas amontonadas por todos lados, todo empacado, pensó en los boletos del avión guardados en el cajón del buró y por un momento quiso olvidarse de todo e irse con Frank.
Se sentó, la cabeza le daba vueltas, quería vomitar. El sentimiento de no estar haciendo lo correcto la embargaba. Y de pronto supo lo que debía hacer. Sabía que tal vez no se perdonaría por ello. Tomó el móvil y marcó el número. Esa llamada cambiaría su vida.


1 comentario:

♪Mariana *-° dijo...

o no! sabia que si era Frank todo se complicaría ¬¬ por que!!
pero ella que elegira? si se va con frank volvera a ser todo como antes no? oooo, pobre Jake snif.
Me dejaste con una intriga! no es justo (carita enfadada) ;P ´peero bueno, deberia de encantarme eso de que me dejes prendida en la lectura, pero yo queria leer más!!!
en fin, no dice el dicho mas vale tarde que nunca? tonto Frank u.u

Saludos!