lunes, 7 de septiembre de 2009

El Sueño de Elise

Elise Parte 10

El momento había llegado. Después de varias horas preparándose, no solo en cuestión de atuendo, sino psicológica y emocionalmente. Se subió al auto y manejó. El camino se le hizo una eternidad, las ansías de ver a Frank, no cabían ya en su cuerpo. Tenía que verlo, era una necesidad, no podría estar bien hasta que lo hiciera, hasta que lo abrazara, hasta que…
-No- detuvo de tajo sus pensamientos- no puedes pensar en ello, no puedes volver a lo mismo, Frank y tu solo son amigos y tú como amiga solo vienes a comprobar que está bien.

Se adentró en el pequeño pueblo, llegó al restaurante donde habían acordado y bajó después de unos minutos en los que intento relajarse respirando profundamente.
Instintivamente buscó la motocicleta de Frank, pero no la vio y eso hizo que se le encogiera el corazón, ¿qué tal si no aparecía?, se quedo mirando su rostro aterrado en la ventana del auto.
-Elise-dijo una masculina voz detrás de ella. Su corazón se detuvo.
Y luego volvió a latir, como si nunca antes hubiera latido. Respiro profundo, mientras veía el reflejo en el cristal de aquel que le hablaba. No podía reconocerlo

Giro despacio y cuando alcanzó los 180º, sus ojos encontraron los de Frank. Estaba tan cambiado. El rebelde y una vez largo pelo ahora estaba recortado, los lentes negros de sol eran reemplazados por unos anteojos normales de montura delgada, y la chaqueta de piel había sido cambiada por una camisa de vestir.
-¿Frank?- No pudo evitar preguntar, aunque sabía que era él, podía sentirlo.
Frank no contestó, en lugar de hacerlo se acercó a ella y le dio un fuerte abrazo.
-Te ves tan diferente-dijo él.
-¿Yo?, mírate a ti- contestó recobrando el aliento. No debería haber dejado que la abrazara, que estuviera tan cerca de ella, que saturara con esa conocida fragancia sus sentidos.- ¿Cómo estás?
-Excelente ¿y tú?
-Muy bien- contestó fingiendo. No estaba bien, había pensado que lo estaría al verlo, pero esto solo había empeorado las cosas- deberíamos entrar, la gente esta comenzando a mirarnos de manera extraña.
Caminaron hacia el restaurante, Frank caballerosamente le abrió la puerta y cuando llegaron a la mesa separó la silla para que se sentara.
Intercambiaron un par de palabras mientras inspeccionaban el menú. Frank pidió un platillo que incorporaba pollo, hongos y pasta. Y Elise optó por una ensalada ligera, el hueco que sentía en el estómago no era de hambre.
La espera por la comida se vivía en silencio. No sabía que decir, no sabía que hacer. Por suerte Frank comenzó a preguntarle de cómo le había ido, cómo estaba su familia, cómo iba el negocio. Ella le hizo casi las mismas preguntas.
Comieron, mientras seguían platicando de cosas triviales, sin sentido y sin importancia, pero que ayudaban a romper la tensión de la situación, y esa invisible sensación que tenía Elise y que no podía identificar.
Pero sus platillos, al igual que la conversación no podían prolongarse por más tiempo. Cuando les trajeron dos tazas de café que había ordenado unos minutos después de terminar, Elise decidió que era momento de terminar con la angustia de una buena vez.
-¿Por qué estás aquí Elise?- fue Frank quién pregunto, como si le estuviera leyendo la mente- No me malinterpretes, me alegra verte, pero estoy seguro de qué sabes que esto es muy extraño…
-Verás Frank, yo… tuve un muy mal sueño, soñé que… soñé que morías y fue tan perturbador que no he podido sacarlo de mi cabeza, tenia que ver que estuvieras bien, que no estabas en peligro.- dijo con temor y bajo a mirada para evitar los ojos de Frank escrutándola.
-¿Y exactamente en qué peligro estoy?- preguntó un poco escéptico
-Yo, yo… te vi en tu motocicleta, en la carretera, tenías un accidente.
- Ya ni siquiera uso la motocicleta Elise-dijo en un tono no muy agradable, como si pensara que todo eso era una excusa para verle.
-Lo sé… es sólo qué-musitó con un pequeño nudo en la garganta que no permitía que la voz le saliera bien.
-Perdón…-dijo él, dándose cuenta de lo mucho que la atormentaba hablándole así.- es solo que… carajo Elise… no puedes presentarte así como así después de todo este tiempo y esperar que todo siga igual.
-No intento eso Frank, solo quería ver si estabas bien, yo se que las cosas no son iguales, nunca lo serán y francamente ni siquiera creo que eso sea lo que buscó. Eso fue hace tanto tiempo que ya no recuerdo como era- mentira- si no me crees la razón por la que vine es tu problema…
-Pudiste solo haber llamado
-Lo hice
-Eso era más que suficiente- dijo irritado
-Fue tan difícil conseguir tu número que de verdad pensé que algo no andaba bien, tenia que corroborarlo por mi misma.
-Ya lo hiciste Elise… lo lamento, simplemente no puedo dejar que entres en mi vida de nuevo. No después de que decidiste no estar en ella
-Yo decidí no estar en ella?- dijo subiendo la voz y bajándola inmediatamente para no llamar la atención más de lo que ya lo había hecho- tu te alejaste, tu te fuiste Frank…
-Solo después de lo que hiciste… después de…-y se detuvo, su rostro se había vuelto rojo, encolerizado.
Elise estaba temblando. Sacó su cartera, dejó un billete sobre la mesa y se levantó de su asiento
-Frank, yo no vine para intentar volver a tu vida, yo tengo la mía y me gusta, aún así, no sabes lo mucho que me alivia saber que estás bien, espero que así siga, y espero que seas muy feliz con ella
-Elise, no, espera, lo lamento….-pero era demasiado tarde, ella ya había llegado a la puerta y se había ido, dejando el aroma de su pelo como rastro. ¿Cómo sabía que había alguien más?

Elise se monto en el auto, condujo rápidamente para salir del pueblo y en la gasolinera mas cercana se detuvo, no para cargar combustible, sino para tranquilizarse después de lo que había sucedido
-Nunca debí haber venido-se dijo a si misma y rompió en llanto.

Para leer los capítulos anteriores de Elise pincha aquí

4 comentarios:

Meriba dijo...

Que bueno que lo seguiste y en un nuevo blog que te quedo muy bien!

Mariana dijo...

o.o!! que lindo el blog =D, me emocione en cuanto vi que habias puesto capi ^^!
te quedo muy bien y me encanta que este sea mas largo que los anteriores wii!

muii bien ♥

saludos!!

°Luz de la noche° dijo...

Por Dios!!
Casi caigo en llanto cuando lei, es una historia hermosa, pero ahora quese encontraron tengo la sensación que hubo un malentendido en su ruptura!

oO mâr!âNâ Oo dijo...

Shhhh!!! que eso se aclarara pronto Luz de la Noche, ya verás, ya verás hehehe
Meriba: muchas gracias^^
Mariana: tocaya, prometo que los siguientes capis serán un poquitín más largos, lo que pasa es que no los tenñia divididos hasta ahora.

Gracias por pasarse a comentar, saludos